Grecia, como otros tantos países de la Unión, necesita anualmente una fuerte inyección de financiación ajena para funcionar. La UE les pide que rebajen el gasto público. Sin entrar en detalles, tan polémicos estos días, lo que interesa al español, a cada uno de nosotros, es tomar verdadera posesión de nuestra realidad, más allá de partidismos o consignas, que por lo general nublan el correcto análisis. No podemos seguir eternamente gastando más de lo que ingresamos, al menos no exageradamente. Desde que murió el patrón oro- el peor negocio posible para el mercado libre- y se impuso el mercado financiero virtual- desbocado, especulativo e irreal-, la sensación de progreso, de mejora de las condiciones económicas, han supuesto el reconocimiento de derechos que hoy se nos hacen muy difíciles de sostener; hemos pagado servicios y derechos con dinero prestado. España debe el 100% de su PIB, y nuestra querida ciudad de Jerez, más de 1.000 millones de deuda. En euros. Lo trágico no es la inasumible deuda- que lo es-. Lo preocupante, sobre lo que no se está actuando adecuadamente es sobre el continuo déficit que generamos. A la Alcaldesa Mamen Sánchez no le podemos exigir que nos arregle el problema de la deuda. Poco margen le queda por muchas auditorías que encargue. Donde se tiene que concentrar con total energía es en la rebaja del gasto. El resto, parar desahucios, abrir comedores, pisar la calle y demás liturgia ritualista, están muy bien; pero no son más que gestos. Necesarios, pero insuficientes. En los últimos 4 años, a pesar de los avances, se ha seguido gastando por encima de los ingresos. Lo tiene complicado la Sra. Alcaldesa, porque en el ADN de la socialdemocracia está el gasto público como principal instrumento político. Hoy, los retos de su mandato están en cortar esta hemorragia. Adivinen cómo.

Publicado en Diario de Jerez el 06.07.2015.-

 

Anuncios